Visitando Zaragoza

La capital de Aragón tiene muchos encantos y aun así suele pasar desapercibida por quienes van a Barcelona. En las última décadas esta ciudad ha evolucionado; ahora le sobrarán planes y le faltarán días para recorrerla, pero con un poco de organización y mucho ánimo es posible.

Que no falte:

Visita a la Catedral y subida al ascensor del Pilar: la edificación está localizada cerca de las orillas del río Ebro y ha ido transformándose. Una de sus últimas torres se erigió a mediados del siglo XX. No debe olvidar subir al ascensor en la torre San Francisco de Borja, el mirador está a una altura de 65 metros y puede llegar un poco más arriba usando la escalera helicoidal.

Paseo por la Aljafería: está abierto de lunes a domingo a partir de las 10 am y los domingos son gratis, pero es mejor consultar los horarios antes de hacer la visita para estar seguros. Es un palacio árabe de recreo, su patio interno está rodeado de arcos de herradura, el Salón Dorado parece de cuentos de hadas, no podía faltar la mezquita y el fresco patio de Santa Isabel del típico estilo taifa musulmán.

Recorrer Zaragoza en bici: por muy poco puede adquirir una de las bicicletas de alquiler que hay repartidas en diferentes puntos de la ciudad, son alrededor de 120 estaciones que funcionan todo el año a partir de las 6 am y los fines de semana desde las 8 am. Una suscripción temporal le da 72 horas de uso por menos de 6 euros, lo que hace fácil conseguir una y disfrutar un recorrido al aire libre.

Probar las delicias del Chocopass: es un bono que le permite degustar 5 especialidades de chocolate en cualquiera de los más de 20 colaboradores repartidos en la ciudad, y además una tableta de chocolate extra al visitar el Monasterio de Piedra que fue donde comenzó la tradición chocolatera de Zaragoza. El pase está a la venta en las oficinas de turismo y en algunas de las pastelerías o dulcerías.

Ir de tapas por el casco histórico y el Tubo: zambullirse en la calles de una ciudad siempre deja al descubierto lugares increíbles, es el caso de “El Tubo” una zona en la que puede degustar las más deliciosas tapas entre vinos o algunos montaditos. Una vez que entre será difícil salir porque querrá comer y beber de todo.

No deje pasar la oportunidad de visitar Zaragoza al menos una vez en la vida, de seguro que irá muchas más después de conocer lo que se estaba perdiendo. Si su vehículo no da para más o lo tiene arrumado acumulando polvo véndalo, entrando en http://www.cochesparadesguace.com/. Ese dinero le puede servir para comprar otro con el que pueda viajar a donde guste.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies