Naipes del Tarot

El origen de las cartas o naipes del tarot está sumergido en un mito, ya que existen leyendas que sugieren que fueron usadas por los primeros cristianos para difundir la historia de Cristo en Roma, sin embargo, con el pasar de los años esta historia ha sido desmentida, dejando un concepto totalmente diferente de lo que es.

En el siglo XIII los practicantes de lo oculto, afirmaban que el nombre tarot era de origen egipcio y cuyo significado era “camino real”, para esa época fue atribuido que el tarot era el camino de la sabiduría, con los años esto se extendió por toda Europa, en los cuales los naipes fueron adquiriendo muchos nombres, como el sol y la luna.

El concepto que esto ofrece, es que el tarot es un medio de consulta, interpretación de sueños, percepciones o predicciones, el cual consiste en la repartición de las cartas y luego que sean interpretadas según el orden en que se han repartido, actualmente se considera como los restos del ocultismo de la antigua Europa.

La Evolución del Tarot

Fue casi en el siglo XIX que el tarot fue tratado y aceptado por la sociedad ocultista para darle uso en el área de la adivinación, que es lo que más lo ha popularizado, y fue en 1785 que el ocultista Jean- Baptiste Alliettte se convirtió en el primer adivino del tarot especializado.

Él fue quién popularizó esta dinámica como medio para la adivinación, y fue quién estableció la relación de leer las cartas del tarot con la astrología, y los elementos tierra, fuego, agua y aire, actualmente estas relaciones de interpretación siguen siendo empleadas por los ocultistas que aún existen.

Riesgos del Tarot

Uno de los mayores riesgos de consultar las cartas del tarot, es buscando algún presagio del futuro, ya que muchas veces las cartas pueden ser mal interpretadas, o no dar la respuesta que el consultor desee, algunos ocultistas piensan que recurrir al tarot para saber el futuro es algo incierto e ineficaz.

Lo curioso es que por más que los adivinos o lectores del tarot advierten al público de no buscar saber el “futuro”, estas parecen muy atraídas a la idea de saber cuál será el futuro que le aguarda, pero muchas veces, ignoran que en realidad es casi imposible hacer predicciones futurísticas.

En este caso solo se hacen alusiones a lo que le podría esperar a esa persona en base a su carácter, personalidad, actitudes, esperanzas y creencias, lo cual vuelve cualquier posible predicción, algo subjetivo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies