Como puedes revisar los amortiguadores

Los amortiguadores de tu vehículo son fundamentales para que puedas conseguir así el máximo rendimiento y evites accidentes en tu coche. En todo caso, si buscas repuestos para tu vehículo será fundamental que visites desguacesde4x4.com, porque allí encontrarás las mejores opciones para comprar tus recambios baratos.

Pero, puede que no sepas cómo se hace la revisión de los amortiguadores de tu vehículo, y por este motivo te he preparado este post. Aquí encontrarás algunos consejos básicos para que puedas revisar si tus amortiguadores se encuentran en buen estado.

¿Cómo se revisan los amortiguadores?

Existen varios puntos a tener en cuenta para revisar tus amortiguadores de una forma bastante eficiente. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

Inspección visual

La inspección visual será lo primero que debes hacer, revisando que los amortiguadores no vayan a tener señales de oxidación. Esto será muy importante en especial si conduces por vías que tienen mucha sal y que puedan oxidar rápidamente los amortiguadores.

También debes estar atento a las posibles manchas de aceite que puede dejar tu coche en el suelo siempre que lo aparcas. Estas machas pueden indicar que tienes una fuga de aceite en los amortiguadores, y que debes llevar tu coche al taller para repararlos o cambiarlos cuanto antes.

Prueba del rebote

Esta es una prueba que comprueba eficientemente el rendimiento que tienen los amortiguadores y si están en buen estado o no. Consiste en realizar presión sobre la carrocería hasta que la suspensión descienda y luego soltar la presión para que el coche vuelva a su posición.

En caso de que el coche comience a pegar rebotes para volver a su posición los amortiguadores deben ser cambiados. Lo ideal es que el coche vuelva a su posición en un solo movimiento, porque de lo contrario el sistema de suspensión estará en mal estado.

Revisión en el taller

Es altamente aconsejable que estés llevando tu coche al taller de una forma periódica para verificar el estado de tus amortiguadores. En todo caso, se recomienda que lleves el coche al taller por lo menos una vez cada 20.000 kilómetros para verificar el estado de la suspensión.

Recuerda que, aunque los amortiguadores pueden llegar a tener una durabilidad de 60.000 kilómetros o incluso más. Siempre se deben estar revisando, y en caso de alguna falla que sea reparable lo mejor será hacerlo cuanto antes, para que así evites cualquier tipo de daño a todo el sistema de suspensión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies